Diputación Foral de Guipúzcoa
Gipuzkoakultura
24 de febrero de 2017

La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi
(1936-39)

Los Buques de La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-37)

Los bous armados

Bous Mistral Euzkal Erria y Vendaval en Portugalete Diciembre 1936Con el fin de organizar la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi, Egía seleccionó a los buques más adecuados para cada una de las misiones encomendadas. Para la protección del tráfico mercante y de los pesqueros que faenaban en aguas territoriales se escogió a 4 bacaladeros de la empresa PYSBE de Pasajes, llegados a Bilbao en la evacuación de Guipúzcoa. El 30 de octubre de 1936 el presidente del Gobierno Vasco, José Antonio Agirre firmó los decretos de incautación de los buques Hispania, Euzkal-Erria, Mistral y Vendaval, ocupándose la Armada Republicana de artillarlos. Se les instaló al principio 1 cañón de 101’6 mm. a proa y 2 ametralladoras en el puente (el Mistral llevaba también 1 de 76’2 mm. a popa). El 9 de diciembre fueron rebautizados Araba, Bizkaya, Gipuzkoa y Nabarra y entre enero y febrero se les instaló a todos, menos al Araba, un segundo cañón de 101’6 mm. a popa. El Araba, que siempre tuvo sus calderas en muy mal estado, fue desarmado en febrero de 1937 y entró en dique a continuación para sufrir una profunda modificación que no se había completado cuando cayó Bilbao en junio.

Bou IPARREKO Vista de perfil FebreroEn diciembre fueron artilladas también dos pequeñas unidades tipo pareja de arrastre, el Goizeko-Izarra y el Iparreko-Izarra, colocándoles 1 cañoncito de 57 mm. a popa y al Iparreko además 1 ametralladora. En enero entró en servicio el bou Donostia, que anteriormente había sido el bou franquista Virgen del Carmen, cuya tripulación se sublevó la noche del 5 al 6 de diciembre y metió el buque en Bilbao. Su armamento original fue alterado, montaba a proa el cañón de 76’2 mm. que se retiró del Gipuzkoa y Bou Donostia Vista de perfil Febrero 37.jpga popa otro de 47 mm. que ya traía, así como 2 ametralladoras y 6 cargas de profundidad de fabricación alemana que también portaba cuando entró en Bilbao. Avanzada la primavera de 1937 se iniciaron las modificaciones necesarias para armar dos buques más a los que se puso por nombre Gazteiz e Iruña, pero la caída de Bilbao sorprendió al último en plena modificación y a ambos sin material artillero. Sólo el Gazteiz llegaría a entrar en servicio en junio, pero desarmado. La gente conocía popularmente a estos barcos como «los bous».

Los dragaminas y buques auxiliares

Para el rastreo de minas se seleccionaron unos cuantos pesqueros tipo pareja de arrastre que recibieron el nombre de «dragaminas» o «barreminas». Inicialmente su número fue reducido, no más de 6 se dedicaban a esta labor en enero de 1937, pero las necesidades impuestas por los sucesivos minados de Bilbao obligaron a incrementar su número hasta llegar a 24 en mayo de 1937. Al principio estas embarcaciones conservaron sus nombres originales, pero en mayo les fueron suprimidos, asignándoles los numerales D-1 a D-24. En general eran barcos de entre 30 y 110 toneladas, que podían navegar a velocidades de 8 a 10 nudos y llevaban entre 8 y 12 tripulantes. Un total de 27 embarcaciones sirvieron como dragaminas con la Marina de Euzkadi en uno u otro momento.

Parejas de pesca en PasajesEn labores auxiliares de apoyo a los dragaminas y vigilancia nocturna se utilizaron 6 pesqueros de bajura que la Marina Auxiliar clasificó como «lanchas motoras auxiliares» o «laguntzailles». A comienzos de mayo sus nombres fueron sustituidos por los numerales L-1 a L-6. Sus dimensiones eran más reducidas, de 12 a 35 toneladas, 8 a 10 nudos de velocidad y de 4 a 10 tripulantes. Ni los dragaminas, ni las lanchas iban armados.

Proyecto para armar el yate IZARO-AD003676.jpgAdemás de ellos, también formaron parte de la Marina Auxiliar varios buques auxiliares, canoas automóviles, yates y lanchas rápidas. Unos se utilizaron para el servicio de prácticos o el enlace marítimo entre Bilbao y Bayona y otros actuaron en colaboración con los dragaminas o en diversas tareas portuarias.

En los buques de las Fuerzas navales del Cantábrico

En mayo y junio de 1937, a petición de la Jefatura de las FNC, se destinaron al submarino C-6 y a los destructores José Luis Díez y Císcar unos 220 marinos del Voluntariado del Mar para sustituir a otro personal que no ofrecía confianza y cubrir bajas. Desde ese momento y hasta la caída de Bilbao los dos destructores y el submarino fueron atendidos por los servicios de Intendencia de la Jefatura de Marina de Euzkadi. Una vez que los buques se trasladaron a Santander un buen número de ellos fue desembarcado y el resto incorporado a la Marina Republicana.